LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD

‘Tierra’. Artículo de opinión por Daniel Bastos

Artículo de opinión. Este medio no comparte necesariamente las opiniones compartidas en este artículo.

 

La tierra no es de nadie, nadie tiene nada cuando viene al mundo, sin DNI sin pasaporte,  todos somos iguales con los mismos derechos, nadie vale más que nadie  pero desde que nacimos aquí, nuestros padres nos enseñaron el respeto y amor por nuestra tierra. Somos los defensores de su legado y del regalo que nos dio la naturaleza.

 

Acariciando a mis hijos, viendo sus suaves manos pequeñas y su preciosa piel, me viene a la mente el mismo perfil y suavidad en las laderas y contornos de Fuerteventura, suaves colores como el de la piel de un niño, pero castigada por el sol y el viento durante 20 millones de años.

 

Cada piedra y cada hulaga, parecen que han sido colocadas a posta, para lograr, con cada grano de arena, un paisaje único, unas playas que recuerdo desde la infancia, desde  que mis manos eran como la de mis hijos y jugaban con la misma arena.

 

Para el canario, náufragos en nuestras islas, no hay sensación de ahogo, el mar no es una barrera, sino un lugar donde relajarnos y soñar, nuestras islas son uno más en la familia, un hijo más.

 

Por este motivo,sufrimos y padecemos con gran intensidad cualquier cosa que les pase, cada grafiti, cada torre de alta tensión, cada cartel publicitario, cada persona que las habita sin respetarlas, nos duele como si agrediesen a nuestros hijos.

 

Crecimos ensalitrados entre sus playas y acantilados, quemamos nuestra piel cada día, interminables veranos bañados por el sol ,esperando que mama nos gritara, por cuarta vez, que nos vamos”…  Jugamos con cada grano de arena y con cada ola ,en una comunión de alegría y respeto mutuo.

 

Ahora todo se esta inundando de gente nueva, que enamorados de nuestro paisaje, viven aquí, ganamos en amigos y personas encantadoras, pero también ganamos palabras nuevas.

 

Palabras como Masificación, Colas, Trafico, Robos, Ocupación, Faltas de respeto, Insolidaridad, todas asociadas a este crecimiento.  Antes nos anunciábamos como la isla tranquila, te perdías entre los riscos y podían pasar horas sin ver a nadie, corrías por sus pistas cruzandote con cabras y conejos, aparcabas en la puerta de la panadería , y si no haba sitio, dabas la vuelta a la manzana , ya que en ese tiempo ya tenias hueco en la puerta.

 

Te dejabas el coche abierto de para en par y la bicicleta en medio de la calle y amanecía ahí…”

 

Que lujo, que vidaeso sí, heredabas los tenis de tus hermanos porque no había para más o simplemente jugamos todos con la misma bicicleta, pero que más da, éramos felices.

 

Ahora, en la nueva fuerteventura exigen que los perros tiene más derechos que los niños a bañarse en la playa·, porque ellos no dejan tirada basura, tus hijos molestan en la orilla porque lloran¿quizás estos nuevos vecinos nacieron con pelo en el pubis y el bachiller terminado?

 

En nuestra época eso se solucionaba con una chola en la mano que se lo digan nuestros abuelos y padres que nos educaron con valores y cariño.

 

Nos dejaron bien claro que los demás también importan, y que tenemos que pensar en ellos, así  nos convertimos en pueblos y ciudades cosmopolitas, llenas de contrastes, diferentes razas, pueblos y religiones convivieron juntas, nunca chocaron, siempre sumaron.

 

Los gallegos organizaron la primera cabalgata de reyes en Gran Canaria y siguen haciéndolo ahorasumaron como andaluces, catalanes, mallorquinesetc.

 

Pero por desgracia una parte de la nueva onda, no va acorde a nuestras islas, crecemos y vamos a la deriva social, económica, paisajistica y lo peor, de valores.

 

Me duele, me duele ver mis barrancos sucios, me duele ver publicidad en mi pueblo, me duele ser portada de telediarios por incumplir las normas covid, me duele ver nuestros volcanes llenos de torres de alta  tensión, me duele no ver ya las cabras de costa, (han desaparecido 3000 robadas), me duele que un  individuo quiera valer  más que un colectivo, me duele ver grafitis en cada muro y me enfada enormemente ver como le saltan las olas a mi hijo en el agua,no respetan ni los niños.

ya vale todo en las playas, música, botellón, perros

 

Trabajamos duro para sacar adelante nuestras familias, no podemos estar todo el día de vacaciones, y cuando tenemos tiempo, nos gusta disfrutar de nuestro entorno, aunque a veces parecemos extranjeros en nuestra tierra.

 

Aquí cabe todo, pero todo lo que tenga sentido, dulzura y respeto.

 

¿No se dan cuanta que Fuerteventura no es Madrid, Milan o Marsella? Aquí no caben los grafitis sucios, si quieren grafitis, que vallan a Puerto del Rosario a ver maravillas y obras de arte en  las fachadas.

 

 

Cada volcán, cada playa y cada risco son uno más en mi familia y en la de los canarios, son nuestro barco en medio del océano y no hay más , si no cuidamos nuestra casa y luchamos por ella nos vamos a pique.

 

Como el amor a un hijo, queremos a nuestra isla, disfrutamos viéndolas crecer y sufrimos cuando esta enferma,Fuerteventura es Fuerteventura, no se confundan, no queremos ser otra cosa, no somos Ibiza ni mykonos, tenemos que redirigir nuestro crecimiento, tenemos que sensibilizarnos con los demás residentes,  respetar las normas,  para que nuestro paso no sea la destrucción del territorio ni de la convivencia.

 

 

 

No te lo tomes a broma, para nosotros es mucho más que un trozo de tierra en medio del mar .

 Daniel Bastos

Publicidad