LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD

«Sobreviviendo en la jungla» artículo de opinión de Zenaida

Ser civilizada, ser capaz de reconocer plenamente la humanidad de los otros, aunque tengan rostros y hábitos distintos a los nuestros; saber ponerse en su lugar y convivir. Cada cual es responsable de sus actos. Pero nosotros, tenemos la responsabilidad de dar un paso hacia un poco más de civilización.

Para ello es necesario cumplir una serie de normas. Pues bien, parece que algunas personas (siempre demasiadas, para mi gusto) han ‘bajado del árbol’ hace poco y no se han acostumbrado a vivir en comunidad. Sí, por ahí, hay mucho salvaje; hay gente que le cuesta convivir. Las normas a las que me refiero son fundamentales para preservar el orden, para evitar el conflicto, para procurar la armonía social, para facilitar la vida en general. No me refiero a grandes reglas, sólo a sencillos comportamientos cotidianos, con hábitos habituales. Si respetamos estos sencillos comportamientos contribuiremos a hacer una sociedad más amable, si, por el contrario, se abandonan, la vida ordinaria se hace más difícil e ingrata.

Les aseguro que a mí me gustan los perros, (tengo uno) pero cuando veo que hacen sus necesidades en mitad del parque, en la acera, en el paterre delante de casa, (donde vivo parece un campo de minas) … que sus dueños observan la escena, y no recogen la caca, y siguen caminando ¡¡perdonaaa!!  toma una bolsita y llévate  tu mierd_ _.

Publicidad

En esos casos  me pregunto: ¿jugará el niño de este buena mujer en el mismo lugar que ha defecado su mascota? ¿Hará lo mismo en su casa?   Paseando cerca de un parque, veo que un Ayuntamiento ha puesto un letrero que dice: ‘Cuida tu parque’. Que pena, que a estas alturas todavía haya que recordarle a la gente que el parque es suyo, es nuestro. Hay gente que es muy celosa de su propiedad privada pero que no valora la propiedad de todos ¿no es lamentable?

Todos paramos en segunda fila en alguna ocasión. Nos saltamos la norma por las prisas y por no encontrar un sitio cercano donde aparcar, es comprensible. Lo que ya cuesta más entender es que todos los días, en ciertas zonas, algunos conductores dejen el coche de forma que impiden la circulación… Tampoco comprendo al conductor que se olvida de los intermitentes cuando gira en la rotonda y al que se cree Fernando Alonso ¿A dónde va con tanta prisa?, ¿Y el móvil mientras conducen, que me dicen?

¿Esas personas que no respetan a los demás, serán las mismas que hacen caso omiso de las papeleras, y tiran los papeles y colillas al suelo? ¿Serán algunos de esos jóvenes, o no tan jóvenes?, que después de hacer el botellón, se marchan dejando todo lleno de basura.¿Serán los que dejan su rastro pintado o grabado en mobiliario público?
Sospecho que sí, que los protagonistas de las distintas faltas de respeto son los mismos: el que no respeta al vecino, tampoco cuida el parque y, él o sus hijos, conduce sin preocuparse del resto del mundo.

Publicidad

La explicación a estos comportamientos, y otros muchos está, según mi humilde opinión, en que algunos se olvidan de la norma elemental de convivencia, que es RESPETAR AL PRÓJIMO.

Y eso es un signo de egoísmo; es una demostración de falta de educación, es un rasgo de salvajismo. A esos individuos habría que recordarles que su libertad termina donde empieza la del vecino. Sí, la libertad, tiene límites. Y la libertad va unida a la responsabilidad.  Claro que las pequeñas molestias que acabo de exponer no pueden situarse al lado de los grandes problemas sociales, pero la vida también está hecha de estos y otros comportamientos cotidianos.

No podemos volver atrás y cambiar el principio, pero podemos comenzar donde estamos y cambiar el final.

¿Me estaré volviendo muy quisquillosa? ¿Será la edad? ¿Será que hay mucho mal educado, egoista? ¿Será que … ?

¡¡No lo sé!! Sólo sé que el civismo y la empatía brillan por su ausencia en éste nuestro pueblo y es una pena…

Artículo de opinión de Zenaida S.

Publicidad