LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD

Sí Podemos asegura que el PP quiso “utilizar el Parlamento para incluir el negocio de la sanidad privada en la lucha contra el virus COVID-19”

 María del Río afirma que la iniciativa de los conservadores sobre el protocolo de vacunación buscaba abrir las puertas a la sanidad privada.

 El Grupo Parlamentario insiste en que hay que liberalizar las patentes porque la propiedad final de la vacuna, que ha sido financiada con fondos públicos, sigue estando en manos de las compañías farmacéuticas”.

• “Para que la vacuna llegue a todo el mundo, y llegue cuanto antes, hay que invertir recursos en potenciar y fortalecer la Atención Primaria, solo la sanidad pública garantiza la igualdad y la equidad en la vacunación”.

María del Río, presidenta del Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias, afirma que “en una primera lectura no entendía muy bien el sentido de la iniciativa llevada al pleno” por el Partido Popular sobre el protocolo de vacunación, pues tenía “planteamientos muy generales y propuestas razonables, pero que ya se están llevando a cabo por el SCS de forma coordinada con el Ministerio de Sanidad.

“¿Cuál era el objetivo? Uno muy claro, que el Parlamento avalara su propuesta no explicita de incluir a la sanidad privada en el proceso de vacunación. “Sin nombrarlas, abre la puerta al negocio de las empresas privadas”, explica Del Río.

Para la también diputada por Lanzarote, “defendemos el control de lo público sobre el intento de enriquecimiento del sector privado, y lo defendemos como la única garantía de que la vacuna llegue a todo el mundo y llegue cuanto antes” lo que “implica invertir recursos para potenciar y fortalecer la Atención Primaria”, reafirmando que “solo la sanidad pública garantiza la igualdad y la equidad en el proceso de vacunación”.

Desde el grupo de Si Podemos Canarias entendemos que “en una situación de pandemia mundial como la que estamos viviendo lo correcto sería liberalizar las patentes” de las vacunas que ahora se están administrando y cuya distribución está teniendo fallos provocados por las propias empresas farmacéuticas.

Publicidad

Para Del Río, no tiene sentido que “si la investigación, el desarrollo y la capacidad productiva han sido financiadas con fondos públicos la propiedad final de la vacuna siga siendo de empresas privadas”.

“Esto se traduce, a fin de cuentas, en que son las empresas las que deciden la cantidad de vacunas que se pueden producir y el precio de venta. Ahora estamos viendo las consecuencias del problema”, asegura.

Insiste en que “algunas empresas farmacéuticas han decidido limitar el número de dosis que se van a distribuir, porque pueden hacerlo”, mientras el monopolio de las vacunas esté en manos, pero “si elimináramos la patente, muchas más empresas podrían fabricar la vacuna y dispondríamos de un mayor número de vacunas en menor tiempo, lo que nos permitiría disponer de campañas de vacunaciones mucho más rápidas”.

Sí Podemos Canarias recuerda que estamos ante un problema de salud pública mundial y que la pandemia “se propaga como un incendio”, por lo que “las soluciones deben llegar más rápido posible y a toda la población”, ya que “nadie estará a salvo hasta que todo el mundo tenga acceso a tratamientos y vacunas seguras y efectivas”.

“Lo que desde nuestro grupo parlamentario pedimos es transparencia en los criterios de distribución, protocolos claros, que nadie se cuele; agilidad en los procesos de vacunación y garantía de universalidad, basados en principios de justicia, equidad y eficiencia, para que la vacuna llegue a todo el mundo, y para que llegue cuanto antes”, concluye.

Publicidad