LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD

Sanidad adapta la estrategia nacional de Detección Precoz, Vigilancia y Control de COVID-19 en este período de alta transmisión comunitaria

El documento cambia los criterios de manejo de casos positivos ante la alta transmisión que hay en toda España, de forma que sea viable priorizar la atención de las personas con enfermedad grave frente a las que presentan síntomas leves

Se precisa que la población, con prueba positiva, colabore avisando a sus contactos estrechos para que sigan las recomendaciones sanitarias 

La realización de pruebas diagnósticas y el seguimiento activo se priorizarán para los casos graves y población vulnerable o inmunodeprimida, entre otros

Los resultados de las pruebas diagnósticas de infección activa serán comunicados por vía sms, con las indicaciones a seguir, a modo de guía

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias informa de la adaptación del protocolo de actuación para el manejo de los pacientes COVID que se establece en la estrategia nacional de Detección Precoz, Vigilancia y Control de COVID-19 para este periodo de alta transmisión comunitaria por SARS CoV-2.

Esta adaptación responde a la necesidad de priorizar la atención sanitaria, en este momento de tan alta transmisión del coronavirus, de modo que se diferencie entre la atención a las personas que presenten enfermedad grave por COVID-19 de los que presenten síntomas leves. Ello permitirá reconducir las actuaciones a los aspectos más necesarios para el control de la transmisión, focalizando la protección de los más vulnerables.

En dicho documento, aprobado por la Comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, se establece que en caso necesario se priorizará la realización de Pruebas Diagnósticas de Infección Activa para confirmar los casos sospechosos con sintomatología grave, los de personas con mayor vulnerabilidad y aquellos que pertenezcan a entornos vulnerables.

Seguimiento activo

Asimismo, la Estrategia establece una priorización de los casos en los que se llevará a cabo un seguimiento activo en entornos vulnerables (residencias de ancianos, centros de discapacitados, centros sanitarios, etc), en mayores de 70 años, pacientes inmunodeprimidos y mujeres embarazadas, entre otros.

En cualquier caso, en el momento del diagnóstico se indicarán instrucciones de aislamiento, fecha de finalización y modo de contacto con el sistema sanitario en caso de empeoramiento.

Aislamiento para casos leves o asintomáticos

La Estrategia define además el período de aislamiento que ha de ser de 7 días para los casos confirmados asintomáticos o con síntomas leves, si en el momento de finalización de este periodo la persona está asintomática y han transcurrido al menos tres días tras la resolución de los síntomas, incluidos los casos asintomáticos o leves que se producen en los centros de mayores y otros centros sociosanitarios. 

Publicidad

Para aquellas personas con enfermedad grave o inmunosupresión se mantiene el periodo de aislamiento mínimo de 21 días. 

Tras el periodo de aislamiento de 7 días y hasta los 10 días posteriores al inicio de síntomas o a la fecha de diagnóstico en los casos asintomáticos, las personas positivas deben extremar las precauciones y reducir todo lo posible las interacciones sociales utilizando de forma constante la mascarilla. Especialmente se debe evitar el contacto con personas vulnerables 

Contactos estrechos

La Estrategia contempla también una variación en el manejo de los contactos estrechos a quienes no se identificará por parte del SCS, salvo en aquellos ámbitos en los que la exposición se considere de alto riesgo por la presencia de personas con una mayor vulnerabilidad. 

Los contactos estrechos vacunados con pauta completa estarán exentos de cuarentena aunque deben continuar con las medidas de protección y reducir las interacciones sociales. Los contactos estrechos no vacunados, o que se encuentren con pauta de vacunación incompleta, deberán hacer cuarentena durante 7 días desde el último día de contacto con el positivo y vigilar, durante ese período, la aparición de síntomas. En siguientes 10 días tras el último contacto deberán extremar las medidas de protección (utilización de mascarilla, limitación del número de contactos sociales

En los contactos estrechos, vacunados o no, se priorizará la realización de prueba diagnóstica de Infección Activa a personas vulnerables y a sus cuidadores, así como al personal sanitario y sociosanitario (en estos casos, se realizará una única prueba a los 3-5 días del último contacto). 

Colaboración

La Estrategia especifica que se precisa que la población con prueba positiva colabore avisando a sus contactos estrechos para que sigan las recomendaciones sanitarias y extremen las precauciones, reduciendo todo lo posible las interacciones sociales durante 10 días y utilizar de forma constante la mascarilla. Especialmente, se debe evitar el contacto con personas vulnerables.

Comunicación de los casos positivos y negativos

Los resultados de las pruebas diagnósticas de infección activa serán comunicados por vía sms, con las indicaciones a seguir. Los afectados recibirán información muy comprensible, a modo de guía, tanto con las indicaciones a seguir por los casos positivos con sintomatología leve como por aquellos que hayan dado negativo pero sean contacto estrecho o estén con sintomatología.

Baja laboral

Las personas que precisen baja laboral a causa de la COVID-19 pueden llamar a la línea 900 112 061. Entre la información que recoge este servicio para la valoración de cada caso se incluye si la persona precisa la baja laboral, con la finalidad de agilizar el procedimiento administrativo a través de su centro de salud.

Publicidad
Publicidad