LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD

Podemos consigue el respaldo unánime del Parlamento para extender la terapia del cáncer infantil a sus secuelas hasta la adolescencia

  • Francisco Déniz resalta que “hasta ahora nos dábamos por satisfechos con que las niñas y los niños con cáncer se salvasen, pero ahora sabemos que hay que tratar la huella la enfermedad  y mejorar su calidad de vida”.

 

  • La formación morada recuerda que el cáncer pediátrico debuta en torno a los tres años de vida, período en el que el cerebro “está en fase de formación” por lo que “puede generar daños irreparables, impidiendo que las conexiones cerebrales genéticamente programadas puedan realizarse”.

 

El Grupo Parlamentario Podemos Canarias ha conseguido el respaldo unánime de todas las formaciones que componen la Cámara regional a su iniciativa para “promover la atención integral del paciente con cáncer infantil hasta la adolescencia”.

 

“Hasta ahora nos dábamos por satisfechos con que las niñas y los niños con cáncer se salvasen, pero ahora sabemos que hay que tratar la huella la enfermedad  y mejorar su calidad de vida hasta la adolescencia”, ha asegurado el diputado Francisco Déniz, impulsor de la iniciativa.

Déniz ha recordado que los tumores más prevalentes en la población pediátrica son las leucemias y los tumores sólidos que afectan al cerebro, y que las líneas de tratamiento clásicamente administradas son la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia.

Los efectos secundarios de los tratamientos

“Sin ellos, evidentemente la vida de estos niños y niñas no sería posible, pero su implementación genera secuelas sensoriales, cognitivas y motoras de tal magnitud que las organizaciones oncológicas Internacionales obligan a su intervención”, ha afirmado durante el debate.

En términos generales, el cáncer pediátrico debuta en torno a los tres años de vida, período en el que el cerebro infantil “está en fase de formación” por lo que “puede generar daños irreparables, impidiendo que las conexiones cerebrales genéticamente programadas puedan realizarse”.

“Si a esto unimos los efectos secundarios de los tratamientos ya comentados, es fácil entender que el cerebro de estos niños y niñas está en desventaja para el adecuado desarrollo de las funciones cognitivas complejas como la memoria, el lenguaje, la inteligencia, la motricidad o la emoción y que repercute de forma directa en el rendimiento escolar, en la realización de estudios superiores, en la búsqueda de empleo e, indudablemente, en la autoestima y en la calidad de vida”, dijo Déniz

Hay esperanza

“Sin embargo, y a pesar de este panorama, hay esperanza”, remachó.

En Canarias cada año se diagnostican aproximadamente entre 35 y 50 nuevos casos de cáncer pediátrico, por lo “urge cubrir  el incremento de la plantilla de oncólogos y hematólogos pediátricos, neurocirujanos pediátricos y, de forma especial, debemos alcanzar  un acuerdo político que posibilite la creación en la provincia de Santa Cruz de Tenerife de un único centro que trate la oncohematología pediátrica y que facilite, por ejemplo, que los profesionales puedan acceder a ensayos clínicos europeos”.

La propuesta, que “trata de hacerse eco de la preocupación no sólo de familiares, sino de un grupo de investigadores que entienden que la huella del cáncer pediátrico deja unas secuelas que deben tratarse”, insta entre otras medidas, a “facilitar que los niños y niñas con cáncer puedan beneficiarse de las ayudas económicas necesarias para la intervención en las necesidades específicas de apoyo educativo (NEAE) que generalmente presentan”.

Contratar más profesionales

Además, se promoverá “la contratación de los profesionales necesarios para llevar a cabo una evaluación e intervención eficaz de estos niños y niñas” y se llevará a cabo un convenio de colaboración entre las universidades públicas canarias, la Consejería de Educación y Universidades, la Consejería de Sanidad y la Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno Autónomo de Canarias “en aras a establecer protocolos de actuación conjunta”.

Asimismo, se potenciará  la formación de los profesionales educativos relacionados con esta patología mediante la realización de seminarios de especialización y se promoverá la investigación básica y aplicada sobre el cáncer pediátrico.

Por último, el Parlamento deberá elaborar un informe del estado de la situación de estos pacientes en Canarias.

Publicidad