LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD

Sí Podemos Canarias considera que “la pobreza sigue siendo el principal problema educativo de nuestra sociedad” y solo puede paliarse con la “enseñanza presencial”

El Grupo Parlamentario Si Podemos Canarias considera que “la pobreza sigue siendo el principal problema educativo de nuestra sociedad”, por lo que la “enseñanza presencial” va a ser el “instrumento vital” para ofrecer “una cierta compensación de las desigualdades”.

Así se lo hará saber el portavoz del grupo parlamentario, Manuel Marrero, a la nueva consejera de Educación, Manuela Armas, en la comisión que se celebrará el miércoles, 1 de julio, en la Cámara regional, pues “es necesario plantearse el objetivo de la enseñanza presencial como norma general”.

“Las consecuencias del obligado y urgente traslado de las clases presenciales al seno de las familias desde mitad de marzo por motivo del confinamiento dejó al descubierto la brecha social, cultural y digital entre el alumnado”, afirma.

Para Marrero, “esta brecha no se soluciona sólo con dotación de tablets y banda ancha gratuita en el alumnado que pertenece a familias que se encuentran en pobreza y exclusión social”, pues ambas “son medidas coyunturales, imprescindibles para salir del paso, pero las causas profundas continuarán si no se les pone remedio”.

Para Marrero, las circunstancias en que se vaya a producir la actividad educativa a partir de septiembre, con el inicio del Curso 20/21 “serán determinantes para que haya un avance en la dirección adecuada o no seamos capaces de superar el retroceso que se ha producido en estos tiempos, a pesar del notable esfuerzo de profesorado, alumnado y familias”.

“Hay que combinar seguridad sanitaria y calidad educativa. Y eso exige un incremento notable de las plantillas de los centros educativos, pues el número de espacios y tareas se duplican, las ratios disminuyen, la organización escolar se vuelve mucho más compleja, la interrelación familia-escuela necesita de personal complementario, como también la seguridad sanitaria en los centros educativos”, propondrá Marrero.

El análisis del grupo parlamentario incide en que la pérdida de empleo o el empleo precario, así como “los circuitos de la economía sumergida en sectores que no encuentran un trabajo estable y dignamente remunerado”, han traído consigo que se incremente notablemente el número de alumnado necesitado, en primer lugar, de alimentación suficiente; en segundo lugar de medios para poder seguir el ritmo educativo; en tercer lugar, y no por ello el menos importante, de un ambiente familiar propicio para acompañarlo en el proceso de aprendizaje”.

Asimismo, otro de los objetivos deberá ser “recuperar al alumnado rezagado”, e introducir nuevas pautas en los procesos educativos desde la organización hasta el currículum, “exige un incremento notable de plantillas”.

“Y, además, no abandonar los compromisos de incrementar la oferta educativa para alumnado de 0-3 años, dando prioridad a las zonas con mayores necesidades”, concluye.

Publicidad