LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD

Nereida Calero reclama soluciones para hacer frente a la falta de accesibilidad para las personas con discapacidad

La diputada del Grupo Nacionalista Canario, Nereida Calero, preguntó  a la consejera de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud, cuáles son las medidas de control por las que apostará el Gobierno para evitar que los espacios públicos, así como todo tipo de infraestructuras y edificios “sigan incumpliendo la ley de accesibilidad”.

 

La nacionalista, exigió al Gobierno “acciones y soluciones” y apuntó que “los derechos básicos deben seguir siendo básicos para cualquier ciudadano”. Según Calero, las constantes dificultades a las que se enfrentan gran parte de la ciudadanía que padece alguna discapacidad, “les impiden moverse con facilidad y participar en todas las actividades o deportes o realizar cualquier tipo de gestión en una administración pública”.

 

Solo en cuanto a discapacidad auditiva, alguien que la padezca va a un centro sanitario público y no disponen ni de avisos visuales, sino de voz. No hay bucles magnéticos que les permitan comunicarse en prácticamente ninguna ventanilla de atención al público de las distintas administraciones. “No pueden seguir ni las noticias en nuestra televisión pública por falta de intérprete”, añadió.

 

Publicidad

Se podría empezar teniendo en cuenta la medida de las sillas de ruedas, 0,70 cm x 1,20 m, que algunos consideran la nueva medida de la arquitectura del siglo XXI: “si pasa la silla pasamos todos y nos permite disponer de puertas y rampas totalmente accesibles”.

 

El Gobierno de Canarias debe asumir, de manera transversal, que las obras que se realicen en sus edificios, y aquellas que ejecutan y financian, cumplan la ley de accesibilidad y estar muy atentos a aquellos proyectos que se visan en los colegios, por ejemplo. Así como “aprobar un plan de financiación para adaptar al menos las instalaciones y los servicios públicos”, propuso la diputada.

 

“De esta manera, las personas dependientes, podrán tener una vida plena, sin la preocupación constante de poder acceder a las instalaciones que estén o no adaptadas”, concluyó.