LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD
Publicidad

La Guardia Civil pone al descubierto una nueva ruta de introducción de droga procedente del norte de África, a través de las Islas Canarias

Publicidad

Los seis miembros de una experimentada organización criminal han sido detenidos como presuntos autores de los delitos contra la salud pública, por tráfico de droga; y de pertenencia a organización criminal

Un empresa alicantina financió la operación, presuntamente, mientras que otra empresa ‘pantalla’, establecida en Fuerteventura, facilitó cobertura legal para la expedición de las mercancías

El envío de más de una tonelada y media de hachís fue interceptado por la Guardia Civil cuando pretendía salir de Fuerteventura, con destino a la península, oculta bajo un sofisticado doble fondo habilitado en un camión cisterna

La Guardia Civil ha culminado la operación ‘Aristarco’, con la desarticulación de un experimentado grupo criminal, cuyos seis miembros han sido detenidos como presuntos autores de los delitos contra la salud pública, por tráfico de droga; y de pertenencia a organización criminal. Fruto de esta investigación, la Guardia Civil ha puesto al descubierto una nueva ruta de introducción de droga en territorio peninsular, establecida a través del archipiélago canario.

 

La investigación se inició el pasado mes de agosto, cuando agentes de la Guardia Civil de Murcia averiguaron que un conocido delincuente, vecino del municipio murciano de Las Torres de Cotillas, había comprado un viejo semirremolque cisterna. Su historial delictivo hizo sospechar que el vehículo podría estar destinado al transporte de droga. Los guardias civiles averiguaron que además había alquilado una cabeza tractora, con la financiación de una mercantil alicantina, y que se había iniciado el proceso para el traslado del semirremolque hasta las Islas Canarias, en principio, sin ningún tipo de interés comercial.

 

Una carga de melazas para justificar el transporte

 

Publicidad

Las vigilancias de este vehículo llevaron a los guardias civiles hasta el municipio granadino de Motril, donde detectaron cómo era cargado con una simbólica cantidad de melazas de caña de azúcar, de las empleadas como abono orgánico, para después continuar su ruta hacia territorio insular.

 

A la vista de su inminente salida, agentes de las Comandancias de la Guardia Civil de Murcia y de Las Palmas coordinaron los dispositivos policiales para llevar a cabo la vigilancia e investigación de los movimientos del camión desde su arribada a puerto.

 

Realizando la ruta marítima con parada en la isla Lanzarote, el camión llegó a la isla de Fuerteventura, donde ya lo esperaban varios individuos, uno de los cuales fue reconocido por los agentes como un experimentado delincuente, también vecino de Las Torres de Cotillas, especializado en la fabricación de dobles fondos en todo tipo de vehículos.

 

Las pesquisas practicadas sobre este sospechoso permitieron averiguar que, además, bajo la apariencia de una empresa de productos hortofrutícolas, había establecido en la isla una empresa ‘pantalla’ para dar cobertura legal a los envíos de droga.

 

Después de varias horas de entrevista con sus colegas isleños, el conductor, supuestamente instruido por éstos, circuló hasta un barranco donde vertió la carga de melaza para dirigirse, a continuación, hasta una nave industrial ubicada en Antigua.

 

Al día siguiente, el camión inició su ruta para abandonar las islas, amparado bajo una supuesta partida legal fletada por la citada empresa hortofrutícola, mientras los agentes seguían sus pasos.

Publicidad
Publicidad