LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD
Publicidad

La Fundación Correíllo de La Palma propone al Cabildo un programa de actividades con las que dar a conocer el papel de estas embarcaciones en la vida majorera del pasado siglo

El presidente Sergio Lloret López y el consejero de Cultura, Rayco León, se reúnen con su presidente, Juan Pedro Morales  

 

La Institución Insular ha aportado un total de 263.525 euros desde 2006, año en que se adhirió a la Fundación

El presidente del Cabildo de Fuerteventura, Sergio Lloret López, y el consejero de Cultura y Patrimonio Histórico, Rayco León, han recibido esta mañana la visita del presidente de la Fundación Correíllo de La Palma, Juan Pedro Morales Chacón. Durante el encuentro, Morales Chacón pidió la colaboración del Cabildo para un extenso programa de actividades con las que recordar a la sociedad majorera la existencia del único buque del país que representa cómo era la construcción naval a principios del siglo XX y su papel en la economía y vida cotidiana de la sociedad majorera en el pasado siglo.

 

Entre otras acciones, la Fundación ha ofrecido al Cabildo la posibilidad de cesión temporal, para exhibición pública en un lugar emblemático, de un generador de electricidad perteneciente a la maquinaria original del Correíllo, que fue construido en 1912 para la Compañía de Vapores Correos Interinsulares Canarios. Actualmente el Correíllo está atracado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife y durante el proceso de restauración se están recuperando piezas únicas de alto valor educativo y expositivo. En este contexto, la Sociedad cedería al Cabildo una dinamo de 1912, representativa de un episodio poco conocido de la historia insular: el primer baile iluminado con electricidad que se celebró en Puerto Cabras fue con la corriente suministrada por el Correíllo de La Palma, que usó la citada dinamo y su gemela.

 

El presidente del Cabildo, Sergio Lloret López, ha mostrado la predisposición de la Institución insular a colaborar con la Fundación en las actividades propuestas. ‘Estudiaremos la posibilidad de realizar una aportación económica extraordinaria para alguna de las reparaciones del buque’, adelantó el presidente Sergio Lloret López, que se refirió también a una futura visita al Correíllo. Ambas entidades han acordado asimismo trabajar en unas jornadas conjuntas ‘vinculadas a la difusión de la historia de los correíllos y el papel que desempeñaron en las Islas’.

 

El consejero Rayco León señaló la importancia de ‘rescatar el patrimonio histórico marítimo y hacer llegar a todos, especialmente a los más jóvenes, la importancia y el papel que jugaron estos buques en el desarrollo económico y social de Canarias’.

 

Otra de las actividades propuestas tiene como objetivo promocionar el destino turístico majorero entre los cruceristas que llegan al Puerto de Santa Cruz de Tenerife, en cuyo muelle sur está atracado El Correíllo, en cuyo interior se habilitaría un lugar específico con material informativo para facilitar a los visitantes que conozcan los lugares y experiencias emblemáticas que se pueden disfrutar en Fuerteventura.

 

En el ámbito educativo, la Fundación oferta asimismo un programa de charlas divulgativas en centros de Primaria y Secundaria, tanto presenciales como online, orientadas a despertar en el alumnado la curiosidad y el interés sobre la Historia de la Tecnología y su vinculación con el pasado de Fuerteventura.

 

Asimismo, la Fundación ha sugerido al Cabildo instalar un elemento informativo en Morro Jable, Matas Blancas, Gran Tarajal, Tarajalejo y Puerto Cabras, lugares donde recalaban habitualmente los correíllos, para dar a conocer a la sociedad majorera la trascendencia que tuvieron en la vida cotidiana de Fuerteventura.

 

Creada en septiembre de 2003 por el Cabildo de Tenerife y la asociación ‘Pro restauración y conservación Correíllo La Palma’, la Fundación se propone restaurar el buque Correíllo La Palma, su equipamiento y maquinaria; gestionar su mantenimiento y buen uso y crear conciencia social. Por otro lado, la Fundación se dedica también a investigar, recuperar y divulgar el patrimonio cultural relacionado con la historia de los correíllos, del transporte interinsular y de la navegación en Canarias en el pasado, especialmente en los más de cien años de activa presencia de estas embarcaciones en las Islas, entre 1870 y 1970. Un correíllo era una embarcación destinada a las comunicaciones interinsulares, que transportaba correo postal, carga y pasaje. Inicialmente eran veleros que llevaban entre las islas el correo del servicio postal, de ahí el nombre. La primera línea se abrió en 1855 para conectar dos o tres veces por semana Gran Canaria y Tenerife. Para el resto de las islas la frecuencia era menor. Actualmente tan sólo se conserva el centenario correíllo La Palma, construido en el año 1912.

 

El Cabildo majorero se adhirió a la Fundación en agosto del 2006 y desde entonces, ha colaborado con sus fines fundacionales mediante apoyo institucional y aportaciones económicas. La primera, realizada en ese mismo año, ascendió a 49.525 euros y en años sucesivos, la media de colaboración financiera ha sido de 13.000 euros anuales. En 2021, la Institución insular ha financiado con 15.000 euros los actuales trabajos de la Fundación.

Publicidad
Publicidad