LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD

Fernández de la Puente pregunta al Gobierno de Canarias si contempla expropiaciones de vivienda como en Baleares

El diputado de Cs afirma que “esto podría tener un impacto muy negativo en la imagen y reputación a la hora de atraer inversión a Canarias”

El diputado de Ciudadanos (Cs) en el Parlamento de Canarias, Ricardo Fernández de la Puente, ha interpelado por escrito al Gobierno de Canarias si el ejecutivo autonómico “contemplará a futuro la expropiación de viviendas a grandes tenedores para dirigirlas al alquiler social, como ha realizado el Govern de las Islas Baleares”.

Fernández de la Puente ha registrado en el Parlamento de Canarias una pregunta escrita en la que solicita esta información, así como la opinión del ejecutivo autonómico sobre esta resolución por la que el Govern balear ha iniciado la expropiación de 56 viviendas durante siete años.

Publicidad

Esta iniciativa, sustentada en la Ley balear de Vivienda de 2018, compensará a las sociedades inmobiliarias y entidades bancarias por debajo del precio registrado según el índice de precios del alquiler y adjudicará los pisos a un alquiler adaptado a los ingresos, sin rebasar nunca el 30% de los ingresos.  Según esta resolución, esta comunidad asumirá la diferencia entre el alquiler que pague el inquilino y la compensación al gran tenedor, en caso de que haya desfase.

A juicio del diputado de Cs, “estas medidas adoptadas por Baleares van en contra de la seguridad jurídica y podrían tener un impacto muy negativo en la imagen y reputación a la hora de atraer inversión a Canarias si finalmente se aplicaran en nuestras islas”, al tiempo que ha expresado su preocupación, si así sucediera, “sobre las medidas a adoptar por el Gobierno de Canarias para revertir esta imagen”.

En este sentido, Fernández de la Puente ha concluido afirmando que, “a juicio de los expertos del sector inmobiliario, regular el precio del alquiler es copiar modelos fracasados”, puesto que en su opinión,  “adoptar esta medida implicaría disminuir enormemente la oferta y hacer que aumenten los precios de la vivienda disponible para alquiler”.

Publicidad