LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD
Publicidad

El Gobierno de Canarias condena el asesinato machista de Josefa con un minuto de silencio y un manifiesto

El Gobierno de Canarias condenó este jueves mediante un minuto de silencio y la lectura de un manifiesto de repulsa, el nuevo caso de feminicidio que ha acabado con la vida de Josefa, vecina de San Cristóbal La Laguna. En la puerta principal de la sede de Presidencia de Santa Cruz de Tenerife y junto a todos los consejeros del Ejecutivo y personal de la administración regional, el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, leyó el texto de repulso. Torres no quiso poner el contador a cero y señalar que se trataba de la primera mujer asesinada en Canarias en lo que va de año por la violencia machista, sino que recalcó que son 98 en las Islas desde que, en 2003, España comenzó a contabilizar y visibilizar al máximo a las víctimas de la violencia de género, a las que tristemente hay que sumar 7 niños y niñas. “Hemos decidido seguir nombrando a cada una de estas víctimas pues lo contrario sería invisibilización y olvido”, remarcó Torres, quien denunció que siga habiendo tantas desigualdades en contra de las mujeres y quien remarcó la relevancia de las instituciones para cambiar esa dramática realidad.

 

 

 

 

Manifiesto institucional de repulsa ante un caso de feminicidio

 

Lamentablemente nos volvemos a encontrar con un nuevo caso de violencia machista. Josefa, asesinada supuestamente por su sobrino en el municipio de San Cristóbal de La Laguna, el 1 de junio.

 Diríamos que una mujer ha sido asesinada en lo que va de año, pero en realidad son ya 98 mujeres y 7 niños y niñas que el machismo nos ha arrebatado desde el año 2003. En este sentido, el Gobierno de Canarias ha tomado la decisión de no poner el contador a cero al comenzar el año y seguir nombrando a cada una de las víctimas de violencia machista, mujeres y menores, pues lo contrario sería invisibilización y olvido.

Cabe destacar que este asesinato no es un hecho aislado, que si bien el feminicidio es la demostración más extrema de violencia contra las mujeres, no es el único ejemplo, pues vivimos en una sociedad profundamente desigual, cuya estructura social fomenta todo tipo de discriminaciones y violencias contra las mujeres: violencia física, violencia económica, violencia psicológica, violencia sexual, violencia simbólica, violencia vicaria.

Es por ello que el papel de las instituciones es importante en la búsqueda de una sociedad igualitaria y justa: una desigualdad estructural necesita de medidas estructurales para ser subvertida, políticas públicas que en colaboración y consonancia con todos los agentes sociales, transformen gradual pero firmemente este mundo, hasta convertirlo en un lugar donde el simple hecho de ser mujer no constituya un peligro de muerte.

 Cierto es que ya hace muchos años que, al igual que a lo largo y ancho del planeta, en este país hemos iniciado el camino feminista hacia una vida libre de violencias machistas, y en él hemos ido avanzando. Sin embargo, hoy nos toca visibilizar y denunciar un asesinato más, y mientras esto continúe sucediendo nos veremos en la obligación de reconocer que aún nos queda camino que recorrer. Una vez más, lanzamos nuestro mensaje de rechazo rotundo de la violencia machista en todas sus manifestaciones y nuestro compromiso con la igualdad.

Confirmamos a las mujeres en situación de violencia, y a la sociedad en su conjunto, que seguiremos enfocando nuestro esfuerzo en tomar medidas efectivas contra la violencia de género, así como en incidir en cambios profundos que nos encaminen hacia la erradicación de la violencia machista, para que algún día podamos decir que el machismo, la violencia contra las mujeres y la vulneración de sus derechos, son cosas del pasado.

 

Publicidad
Publicidad