LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD

El alcalde de La Oliva, Isaí Blanco, enseña su primera nómina tal y como prometió. Además explica los detalles de sus ingresos como alcalde.

CARTA ABIERTA

Mi primera nómina como alcalde.

Quiero hacer pública mi primera nómina como alcalde, un compromiso adquirido tras otro compromiso, aprobar el primer presupuesto del Ayuntamiento de La Oliva en la presente legislatura 2015-2019. Me parece importante explicarlo, pues tiene que ver con los motivos que me trajeron aquí. La corporación anterior venía funcionando sin planificación económica, improvisando, y entre las muchas cosas que no tenía, no tenía asignado un sueldo para el alcalde. Podría ser por convicción, o por principios, o también porque venían prorrogando un presupuesto en que no existía este concepto.

En diciembre de 2017 el ayuntamiento de La Oliva aprobó sus primeras cuentas desde ese mismo mes de 2014, un proyecto que ha entrado en vigor el pasado 9 de febrero, y con ese presupuesto, el 28 de febrero, me ingresaron mi primera nómina como máximo dirigente de esta institución.

Hasta entonces venía cobrando como concejal, de manera que mi primera nómina como alcalde ha sido de 2.873 euros, muy lejos de los 4.500 euros que dijeron iba a cobrar. Sin embargo, para ser completamente justo, quiero explicar que esta primera nómina no coincide con el presupuesto aprobado, pues en esos primeros nueve días de febrero seguía cobrando como concejal. No vale la pena esperar más, así que, para evitar cualquier duda, he pedido a Recursos Humanos una simulación de mi nómina de marzo, la cual, tras las retenciones de IRPF y Seguridad Social, el primer suelo que cobraré completo será de 3.156 euros a final de mes. Son exactamente 742 euros más que mi sueldo anterior.

Si este salario es mucho o es poco no me corresponde a mí decirlo, y me parecerá respetable cualquier opinión al respecto. Pero sí querría aclarar algunas cosas. Por ejemplo, que la nómina de cualquier asalariado es un dato privado, y lo público son los sueldos “brutos” de los políticos. Por eso mucha gente se escandaliza cuando se publican ese tipo de datos. Seguramente, también se sorprenderían al conocer su propio sueldo bruto. También me gustaría decir que el de alcalde de La Oliva es mi único cargo público, que este trabajo es ahora mismo mi única fuente de ingresos, y que tampoco poseo propiedades en arrendamiento o similares.

Me gustaría que los vecinos se peguntaran si otros dirigentes pueden decir lo mismo, pues entre quienes hoy ejercen la oposición en el pleno de La Oliva, aunque muchos perciben sencillamente su dieta por asistencia a plenos o la asignación por grupo político, los hay también que ostentan varios cargos y son, además de concejales, senadores o consejeros del Cabildo, o que compatibilizaron la actividad pública y la privada mientras dirigieron esta institución. Yo a estos concejales que tanto me criticaron les preguntaría, ¿pueden ustedes hacer lo mismo, publicar sus ingresos?

Permítanme que lo dude, más que nada porque, con la aprobación de este presupuesto, hemos podido ver la verdadera cara de quienes han gobernado esta institución antes que yo. Por ejemplo, diciendo que me subía el sueldo, aun sabiendo que ese concepto no existía en el presupuesto. Dijeron que aumentábamos el sueldo a los concejales, lo cual es incorrecto –o mejor dicho, falso-, pues siguen cobrando lo mismo, y sólo se aumentó el número de concejales, algo lógico, pues hace falta una mayoría para gobernar. Dijeron también que sólo había 97.000 euros en inversiones, con muy poca vergüenza y bastante demagogia, pues ellos mismos aprobaron junto al gobierno los 2,4 millones de euros en inversiones que llevamos al pleno de

noviembre, gracias al trabajo de planificación y reorganización que ha liderado el concejal de Economía y Hacienda. También habían dicho que ellos no aprobaron un presupuesto, en casi dos años de mandato, porque estaban en minoría. Si para variar esto es cierto, lo es sólo a medias, porque la realidad es que ni siquiera presentaron un proyecto económico a debate. Nosotros hubiéramos estado dispuestos a realizar aportaciones.

Para que entiendan otra forma de trabajar, me gustaría explicar que el nuevo gobierno que presido, sí presentó un proyecto de presupuestos, uno de nuestros principales compromisos. Este proyecto se explicó previamente en tres comisiones de Economía y Hacienda, con los técnicos presentes, para aclarar dudas. Pero tampoco dijeron nada entonces ¿Cuándo hicieron sus primeras aportaciones al presupuesto? Pues en el mismo pleno, con las cámaras delante, pidiendo además que dejáramos el presupuesto sobre la mesa. Como gobierno rechazamos esas propuestas porque, sinceramente, más parecía un intento de entorpecer que de hacer verdaderas aportaciones. Entonces hablaron de un gobierno autoritario, del sueldo del alcalde, y de todo lo que se ha explicado.

Sinceramente, he querido aprovechar este momento para aclarar las cosas porque estoy dolido, porque la política que estoy viendo no es para nada lo que me esperaba. Estando en la oposición, trabajamos con honestidad y tratando de hacer aportaciones positivas para el municipio. No nos han pagado con la misma moneda, en absoluto, y tampoco hemos salido a desmentir la mayoría de las barbaridades que se han dicho. Podríamos hacerlo, pero sería perder un precioso tiempo que queremos dedicar a trabar por los vecinos, algo que está por encima de nuestra imagen.

Por poner un ejemplo, las propuestas de la oposición al presupuesto no se aprobaron en pleno, pero las vamos a impulsar en próximas partidas de gasto. Ese es el compromiso, porque nos da igual de donde vengan, siempre que sean propuestas interesantes.

Honestamente creo que las mentiras tienen los pies cortos, y que la mayoría de las críticas se van desmintiendo solas, a medida que cumplimos objetivos. Tenemos un presupuesto en marcha que va a permitir mejorar muchas cosas, desbloquear las inversiones y sanear las cuentas municipales, una auditoría en camino, y un montón de propuestas para hacer de La Oliva un destino sostenible, un lugar para vivir y convivir, y un municipio respetable. Espero que con el tiempo, los vecinos sepan juzgar los hechos por encima de las palabras. Estoy convencido que será así.

Isaí Blanco Marrero

Alcalde de La Oliva

A 2 de marzo de 2018

Publicidad