LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD

De “Una nueva normalidad subvencionada” hacia “Un nuevo proceso de construcción”. Opinión de Guillermina Santana Ruiz (Contigo Puerto del Rosario)

La hoja de ruta, estructurada en fases para la desescalada, está generando más dudas que respuestas; hecho que debe preocuparnos atendiendo a la urgente necesidad de lograr un equilibrio sanitario y económico.
En este escenario, es vital que el gobierno central trace un marco estatal con líneas estratégicas bien
definidas, al tiempo que reconozca la capacidad de gestión de las autonomías para concretar dichas
líneas según la singularidad de cada territorio.

Con este giro de timón, el papel de las autonomías en la
gestión del Covid-19 permitiría la adopción de medidas más eficaces y eficientes; recordar que fue el
fundamento por el que se creó, hace ya más de tres décadas, el Estado de las autonomías.
Otra cuestión es que, a partir de ese giro de timón, cada gobierno autonómico pueda acreditar que
cumple con los criterios objetivos del Panel Integral de Marcadores que exige el gobierno central para
poder pasar a una nueva fase de desconfinamiento.

Publicidad

En el caso concreto de Canarias, estamos todavíalejos de poder cumplir dichos criterios. Actualmente, no disponemos de una red de atención primaria y hospitalaria suficientemente dimensionada y capacitada para responder ante un previsible repunte del virus en condiciones de movilidad. Además y pese a la insistencia de la OMS, no se están realizando PCR suficientes; hecho que ha provocado que sean cada vez más las empresas privadas las que realicen estos test a sus trabajadores antes de su incorporación al trabajo.

Publicidad

En este contexto, resulta complejo cumplir con otros de los criterios exigidos como el de la realización de un diagnóstico e investigación de la pandemia por isla y la elaboración de los correspondientes estudios de movilidad y socio económicos, imprescindibles ambos para poder llevar a cabo las correspondientes “mediciones”, que no estimaciones, a partir de las cuales se fijen las medidas específicas que necesita cada territorio.

Si queremos fijar el rumbo hacia un “nuevo proceso de construcción” para lograr un equilibrio real
entre sanidad y economía, debemos hacer un esfuerzo conjunto de coordinación entre el gobierno
central y los gobiernos autonómicos y entre éstos y las diferentes administraciones locales; a su vez coordinadas por los Cabildos Insulares mediante la constitución de una Comisión Permanente Insular
Mixta, integrada por representantes de cada uno de los ayuntamientos, de los diferentes partidos
políticos de la isla, gerentes de los servicios sanitarios, empresarios, sindicatos y sociedad civil. Juntos
trabajarían para lograr no sólo el fin de la desescalada, sino también para comenzar a definir un nuevo
modelo de desarrollo sanitario, educativo, económico y social menos dependiente del sector turístico.
Ahora más que nunca es fundamental blindar lo público y desarrollar otros sectores competitivos que
nos hagan más fuertes y menos dependientes.
Guillermina Santana Ruiz

Publicidad
Publicidad