LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD
Publicidad

Coalición Canaria denuncia maniobras militares en los pueblos de Fuerteventura sin informar a los vecinos

La formación exigirá explicaciones para conocer si se han concedido autorizaciones para hacer estos ejercicios junto a poblaciones, instalando cañones y cortando vías de acceso

Coalición Canaria en Fuerteventura denuncia públicamente la extensión de las áreas de maniobras militares más allá de los espacios habilitados para ello, como son el Campo de Tiro de Pájara y el Campamento Valenzuela en Puerto del Rosario, cuando estos días se han desarrollado ejercicios juntos a núcleos urbanos habitados, generando molestias, problemas en la circulación y desconcierto entre los vecinos, que no fueron informados previamente.

Publicidad

 

Mario Cabrera, secretario insular de la formación, subraya que «volvemos a los mismos comportamientos de hace 40 años. Hacen lo que quieren, donde quieren, y sin preocuparles si hay vecinos que puedan verse afectados. No sé para qué quieren esos inmensos campos de tiro, si luego se dedican a recorrer los pueblos con sus maniobras».

 

El ejemplo más reciente de ello se vio estos días, cuando los ejercicios en que participaban decenas de vehículos militares de todo tipo, afectaron a varios pueblos. «Tenemos quejas de muchos vecinos de los alrededores de Puerto del Rosario, en Puerto Lajas, donde por primera vez en décadas, se llegaron a instalar cañones, cortando caminos vecinales y vías de acceso, y afectando incluso a zonas comerciales e industriales. No recordamos este tipo de comportamientos desde finales del franquismo».

 

Subraya el diputado regional y secretario insular de CC que «Fuerteventura es la isla con más recintos militares y campos de maniobras, que pese a las múltiples promesas siguen sin cerrar. Pero no contentos con ello ahora tienen llevar sus ejercicios de tiro hasta las poblaciones».

 

Es por todo ello, que Coalición Canaria planteará iniciativas en las instituciones afectadas para conocer si se han concedido autorizaciones a las autoridades militares para hacer este tipo de actividades en terrenos que no son militares y afectando a núcleos poblacionales, «porque día tras día vemos cómo las instituciones son más estrictas con los vecinos, y sin embargo los militares campas a sus anchas fuera del campo de tiro», concluyó Mario Cabrera.

Publicidad
Publicidad