LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD

CC lamenta que Canarias “haya quedado fuera” de la Ley de Cambio Climático

Clavijo hizo un llamamiento a los senadores canarios para incluir una disposición adicional que “blindara” las singularidades canarias que, finalmente, fue rechazada

 

El senador por la Comunidad Autónoma, Fernando Clavijo, reprochó este miércoles a PSOE y PP que “haya dejado fuera a Canarias” de una norma tan importante y esperada como la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. El senador nacionalista defendía hoy, en el Pleno del Senado, una disposición adicional al texto normativo para “blindar” las singularidades del archipiélago, garantizando así su desarrollo en las Islas, iniciativa que fue rechazada por el PSOE y por el PP.

 

Clavijo defendió un tratamiento específico del Estado a Canarias “en una materia tan sensible” apelando “a la condición de región ultraperiférica y de conformidad con el artículo 349 del TFUE, así como, la directiva 2018/2001 relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables”. Asimismo, justificó la disposición en “las necesidades de movilidad dentro del archipiélago, así como, en las características de la producción energética en Canarias. No tenemos un sistema único para todas las Islas, sino que cada una cuenta con un sistema propio e independiente y esto -señaló- es suficiente para incluir nuestras singularidades en la nueva Ley”.

 

El senador censuró, en particular, “la actitud de los senadores canarios socialistas y populares al imponer una vez más su filiación política a los intereses de Canarias”. En este sentido, apuntó “a la falta de responsabilidad de quienes en las Islas se llenan la boca hablando sobe transición energética y en Madrid votan en contra de su desarrollo en las Islas por indicación de su jefe de filas”.

 

Fernando Clavijo aseguró que tras la entrada en vigor de la Ley de Cambio Climático “corremos el riesgo de que el archipiélago se quede descolgado del acceso a las energías renovables y que esa transición energética” impulsada en Canarias en la anterior legislatura cuando se consiguió duplicar la potencia de energías renovables

en las Islas situando el índice de penetración de las energías limpias en un 30%, “se vea ralentizada y frustrada e incluso afecte de lleno a nuestra movilidad, si deciden no tener tampoco en cuenta las especificidades de Canarias en la aprobación de una tasa ecológica al transporte aéreo, tal y como anunció la ministra de Transición Ecológica, algo que no parecería tan descabellado después del rechazo de hoy a reconocer las singularidades canarias”, denunció.

 

Clavijo apeló durante su intervención a la necesidad de “incentivar todas las acciones que se encaminen a la mitigación y la adaptación del cambio climático en Canarias”, medidas que “deberían financiarse con cargo a los recursos públicos porque en islas como El Hierro hoy no estaríamos hablando de Gorona del Viento sin el respaldo del Gobierno de Canarias y del Cabildo en su momento; como tampoco sería posible hablar de la instalación de aerogeneradores en La Gomera”, por ejemplo. Sin embargo, valoró tras el rechazo a la disposición adicional defendida por los nacionalistas canarios que “el PSOE ha dejado atrás hoy a Canarias en su apuesta por el cambio climático y la transición energética”.

 

Los senadores de ambas formaciones políticas también rechazaron incluir en el texto normativo que “los planes autonómicos incluyan medidas de simplificación administrativa con el fin de facilitar la implementación de las energías renovables” y reducir los plazos, con el fin de cumplir con los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, defendido también por el senador nacionalista.

 

Asimismo, también fue rechazada la propuesta de limitar la excesiva burocratización, que genera “un cuello de botella para los proyectos”, derivado de la falta de personal y de los procesos heterogéneos de las distintas Comunidades Autónomas. Fernando Clavijo defendía así que una tramitación que puede resolverse en un plazo de entre dos y cuatro años pudiera resolverse en un plazo nunca superior a 6 meses, con todas las garantías y seguridad jurídica.

Publicidad