LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD

Cabildo y Asociación Cultural Raíz del Pueblo inician una consulta popular sobre el futuro uso de La Casa del Inglés en La Oliva

La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo de Fuerteventura y la Asociación Cultural Raíz del Pueblo han iniciado una consulta popular sobre la puesta en valor de La Casa del Inglés, ubicada en la localidad de La Oliva. De este modo, se favorece la participación ciudadana sobre el futuro uso que se le dará a este Bien de Interés Cultural (BIC), tras el proceso de rehabilitación integral de este monumento histórico por parte de la Corporación insular en colaboración con Asociación Cultural Raíz del Pueblo.

 

Según el consejero del área, Andrés Briansó, “se trata de aportar ideas sobre la proyección y enfoque que debe tener este BIC, siempre en beneficio de la cultura colectiva de la Isla”.

 

Las personas interesadas pueden acceder a esta consulta popular a través del enlace:https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSdyEyzLx0dgoCaiX33S6FE4bUU4ku7qQygMGpZfDOUEcvFYyg/viewform?vc=0&c=0&w=1

 

Publicidad

El Decreto 224/2005, de 13 de diciembre, declara La Casa del Inglés como Bien de Interés Cultural, con categoría de monumento, delimitando su entorno de protección. Se trata de una vivienda del siglo XVIII, situada en el lugar denominado ‘sitio de Don David’, en el pueblo de La Oliva.  Esta casa constituye una muestra relevante de la arquitectura desarrollada por la burguesía rural, siendo una evidencia externa del poder económico de la burguesía agrícola y comercial que se asentó en La Oliva.

 

La casa fue edificada por el señor Julián Leal Sicilia, cuya familia, procedente de La Palma, se dedicó a la agricultura y comercio entre Canarias y América. Posteriormente pasó a ser propiedad del señor Parkinson, naturalista inglés, dedicado al estudio de la flora y fauna.  La presencia de Parkinson en Fuerteventura es la que quedó en el recuerdo y aún hoy se conoce la vivienda como ‘Casa del Inglés’. Finalmente, Parkinson vendió la casa, que recibió diferentes usos. Después de la Guerra Civil fue ocupada por el ejército, permaneciendo en ella durante varios años las tropas de infantería en una parte y en la otra un servicio de enfermería de las fuerzas militares ubicadas por ese entonces en La Oliva.

 

Esta construcción de dos plantas se distribuye en torno a un gran patio con aljibe, que fue posteriormente dividido en dos, por medio de un tabique que lo atraviesa de norte a sur. La casa está edificada con muros de mampostería, utilizando sillares de cantería en los vanos y esquinas.