LA RADIO LOCAL DE FUERTEVENTURA
TU RADIO DE PROXIMIDAD

«Ocaso en el paraiso» artículo de opinión de Ruti

Después de años viviendo en la península, por motivos laborales no por deseo ni sentimiento, siempre he hablado a todos sobre el paraíso donde me crie y mi feliz infancia entre dunas enormes de fina arena, malpaís huella de los años de erosión del ADN de la isla, mar limpio y cristalino como el espejo del cielo despejado y soleado de un clima privilegiado, barquitos de pescadores locales que salían a faenar y luego jareaban el pescado en la lonja tradicionalmente, para el espectáculo y curiosidad de los visitantes, niños disfrutando de baños en el muellito, con su bañador, con sus cholas de Mistral, era lo más, o simplemente descalzados, vecinos, conocidos y amigos con la confianza de dejar su casa abierta y sus tradiciones, las de verdad, las que se están perdiendo por esto de modernizar que es “tan importante” en estos momentos, todo esto que estaban conociendo por mis ojos y recuerdos, está quedando en nada.

Esos parajes idílicos, se han convertido en desiertos de hormigón, esqueletos erosionándose con el silbido del viento tan arraigado, urbanizaciones y hoteles abandonados e ilegales, que no dejan más que ver la codicia y chanchullos del hombre, donde manda Don dinero, construcciones sin freno ni trabas legales, como hemos podido ver en un reportaje a nivel nacional, y parece ser que los mismos vecinos no han sido conscientes, o parte de ellos, han mirado hacia otro lado, también puede ser porque de esos vecinos que estaban cuando yo vivía allí pocos quedan, han tirado la toalla o han ido a otros lugares viendo como el municipio va agonizando lentamente, y los que han luchado ha recibido “advertencias” de lo que les podía pasar si seguían por ahí con total impunidad, como se ha visto en el reportaje, de palabras del “brazo duro del municipio”, que lo arregla todo a golpe de talonario, como lo que nos va a costar a TODOS los españoles de multa de Europa que tendremos que pagar para demoler una urbanización, gente que se quedará sin casa y con hipoteca, un paraje que tardará años en recuperar se estado original, de eso no se habla.

Imágen del reportaje sobre La Oliva en el programa de Cuatro.

Calles plagadas de basura, mobiliario urbano destruido y oxidado sin mantenimiento, especulación inmobiliaria con alquileres estratosféricos, superpoblación como pasa en una gran ciudad, perdiendo los valores y esa cultura vecinal, cortes de agua y luz como hace 30 años con infraestructuras obsoletas mientras se gasta el dinero de los contribuyentes en vaya a saber que, esos baños en el charco de Bristol, ahora lleno de piedras y abandonado, mientras nos hacíamos los valientes yendo a Majanicho en bici y regresando rápido por si salía al encuentro la luz de Mafasca, ahora hay que correr por otros motivos…acampadas, parking y “los habitantes” del esqueleto de lo que fue una estación de guaguas, de sanidad lo dejamos para otro día….

Soy Rut, sin H, pobre hasta para eso, Ruti para los amigos, con la pena de estar viviendo el ocaso del paraíso…o no? Depende de todos, o de los que están ahí elegidos o no que no hacen nada, muchas buenas intenciones que van a saco roto, siguen pasando los años, como dijo aquel, y solo quedan recuerdos de lo que fue.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies